Uta von Naumburg y la mala de Blanca Nieves.

Hacía tiempo que no descubría una pieza de arte que me entusiasmara tanto. Mi anterior descubrimiento fueron las increíbles esculturas del cementerio de Staglieno, en Génova, que os traje en este post, llenas de dramatismo y muy decimonónicas.

Lo de hoy es otra historia.

Desde hace un tiempo estoy trabajando con obra escultórica medieval en piedra, el Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago. Es un trabajo increíble y cada día descubro un detalle más de él que me hace valorarlo y admirarlo aún más, si es que aun es posible. Y andando yo en estas lides, me decidí a buscar ejemplos escultóricos medievales en piedra por la ancha Europa, en piedra policromada a ser posible para poder comparar. Y salió esta buena mujer que me dejó encandilada:


Uta von Naumburg, escultura del maestro de Naumburgo, en la catedral homónima, Alemania.

Esto es escultura en piedra policromada del siglo XIII...y yo no la conocía!


Me parece preciosa por la riqueza de detalles, el color que aun conserva, seguramente con repolicromías posteriores pero lo conserva, y el gesto. El gesto que quizás en la primera fotografía no se aprecia bien...


...pero aquí sí: ese gesto de cerrarse el cuello del abrigo sobre la cara para protegerse del frío... intuyéndose el brazo bajo las telas... me parece fascinante, en ese momento del arte que es la escultura gótica que parece que empieza a liberarse del muro y le da vida, dejando atrás la rigidez románica.

He buscado información y resulta que es Uta de Ballenstedt (1000-1046) y forma parte de un grupo de 12 esculturas situadas en el coro de la catedral, que representan a los fundadores de dicha catedral. Junto a ella está su marido, Ekkehard II de Meiben.

Cuando su imagen, en el siglo XIX, se hizo famosa debido al auge de la fotografía, se convirtió poco a poco en icono alemán y en representación del ideal de mujer alemana. Y con el tiempo su imagen sirvió de inspiración a dibujantes y grafistas, como Disney, que se basó en ella para crear un modelo iconográfico para hadas, reinas y princesas, y en concreto, dicen, para la reina malísima de Blanca Nieves.

Así que ahora tengo que ir a verla, otra excusa más para una escapadita a Alemania, no?

No os parece fascinante?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dublín + Howth: saboreando Irlanda.

En globo por la Capadocia