viernes, 30 de septiembre de 2016

Ultimas lecturas.

Un té, un libro y una mantita tejida a mano, el mejor momento del día.:

No hay cosa que más me apetezca que poder tirarme en el sofá una tarde entera con un libro en el regazo... pero no toca, esta temporada no toca. Así que me conformo con estar atenta a recomendaciones varias y dejarme llevar por la lectura fácil y poco profunda, que es la única que consigo terminar.

Porque he empezado cinco libros en los últimos meses y sólo he conseguido terminar tres. Dos de la Rowell y uno de la Nothomb. En fin, hay que rendirse a la evidencia, no doy para más.

He comenzado Dispara, yo ya estoy muerto, de Julia Navarro, novelón histórico de los que me encantan, pero que no he podido terminar porque me duermo. Es así de triste, llegué aproximadamente a la mitad y en un capítulo de contenido especialmente denso no pude seguir porque mi cerebro no retenía la información. Así que decidí dejarlo para una época de mi vida algo más despierta. Eso si, la primera mitad es buenísima. Como todo lo de esta mujer.

También empecé Neverwhere, de Gaiman, un regalo de cumple más que afortunado. Y en esta ocasión digamos que fue tanta culpa de mi estado letárgico como del bueno de Neil. Porque la historia no me ha dicho ni mu desde el principio. Y me forcé a seguirlo, pero no... es algo hueco, me da la sensación de que leo para nada...y no estoy yo para perder mi poco tiempo de lectura en estas cosas...no. Así que queda también para otra ocasión.

Y ahora vienen los que han triunfado en estos meses, que han sido lectura fugaz e intensa y con un buen sabor de boca final maravilloso.

Y es que la Rowell lo hace muy bien.

Moriré besando a Simon Snow fue el primero. Amor jovencito, tierno, mezclado con magia, misterio y una manera de escribir que enamora. Ay, suspiro... lo leí en tres sesiones... y ni sueño ni ocho cuartos. Me dio igual. Lo recomiendo fervientemente y desde aquí mis alabanzas a la señora Arco Iris porque es muy buena, pero muy muy buena.



Enlazados, también de la Rowell fue el siguiente, y sin ser el anterior, también me dejó el cuerpecito y el corazoncito contentos, porque es ternura pura, y adoro a la autora ...y no puedo decir más.



Y de la Nothomb leí Estupor y temblores, recomendado por Dina una y mil veces, y que no me defraudó en absoluto. Lectura rápida, amena y con un maravilloso uso del lenguaje que no te deja en absoluto indiferente.


Ahora mismo le estoy hincando el diente a Ready Player One, de Ernest Cline que me está encantando, sobre todo por todas esas referencias ochenteras que llenan las páginas. Es gordo pero tiene mucho ritmo y me ha enganchado del todo, ya os contaré.


A ver si el invierno me proporciona más tiempo lector!

domingo, 25 de septiembre de 2016

Durmiendo




Mi pequeña maravilla.
Durmiendo, mientras el mundo a su alrededor se prepara para cuando despierte y haya que volver a encender motores.
2016.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

IZAL y su Pequeña Gran Revolución.

He vuelto!

O  mas bien, aquí sigo.

Sin tiempo, hacía más de un mes que no encendía el ordenador...

Pero después de un verano corto pero estupendo y lleno de cosas buenas, comienza el curso de nuevo y el otoño ya sabeis que me motiva, para bien o para mal... 

Ha habido descanso, viajes, trabajo, Mateo...mucho Mateo aunque nunca tanto como yo quisiera, fotos, algún libro (también menos de los que quisiera), música... y con ella me quedo.

Está claro que la edad te va cambiando, y el ser mamá también, y eso, unido a que estos chicos son muy buenos, me obliga a traeros esta canción para retornar con energía. 

IZAL... qué gran descubrimiento.

"Pequeña gran revolución", qué gran canción...un himno ya.

Y no, no va de reivindicación, ni de política, ni de amor... bueno, si, de amor si, pero diferente.

Va de cosas nuevas e intensas, va de esta nueva vida que emprendí hace nueve meses, que me tiene agotada y feliz a partes iguales, que me ha descubierto cosas de mi misma que desconocía y que a veces me desconcierta y me descoloca. Pero que es tan intensa y plena que ha hecho que al escuchar por primera vez esta canción me pusiera a llorar como una tonta.


Hacía mucho tiempo que no me arrasaba así una canción, así que os la dejo aquí para que la saboreéis, porque es bonita, muy bonita, y creo que estos chicos merecen un hueco entre estos nueve globos.

Feliz vuelta de vacaciones!


viernes, 17 de junio de 2016

La magia de descubrir el mundo.

Mateo está en pleno descubrimiento del mundo. Y anda con invariable cara de sorpresa infinita todo el día. 

El viernes pasado, viendo cómo miraba las gallinas y los pollitos de mi suegra, y cómo alucina con los pajaritos varios que habitan las antenas sobre los tejados que se ven desde nuestras ventanas, me dio por pensar que la vida va del revés, que no es justo que seamos tan conscientes de nuestro deterioro físico y mental cuando nos hacemos mayores y no seamos capaces de retener las sensaciones de cuando descubrimos el mundo de niños. 


Os imaginais? Acordarte de la primera vez que comprendiste que el sol que estaba en el libro dibujado en amarillo es el mismo del cielo. 

Que la luz del sol también calienta...

Lo seguro y confortable que es el colo de mamá o papá cuando despiertas llorando con una pesadilla...

Cómo se van formando las palabras en tu cerebro hasta que las dices...

Cómo se aprende a caminar...

No sé, creo que si pudiéramos recordar todo eso, nuestro día a día sería más brillante e intenso, y valoraríamos las cosas de otra manera, estoy convencida.

Porque es magia pura. Puedo ver las chispas saltar detrás de sus ojos cada vez que hace un descubrimiento, cada vez que dice por primera vez una palabra nueva. Y la ilusión y la inocencia con que lo mira todo...


Tal vez el secreto está en tratar de no olvidar nunca que fuimos niños, e intentar ver el mundo con esos ojos. 

Seguro que el mundo sería un lugar mejor.

lunes, 13 de junio de 2016

Pancake day: por fin he hecho tortitas!

Al fin las he hecho!

Hace algún tiempo os conté que tenía ganas de hacer tortitas de desayuno un domingo, sobre todo después de ver el despliegue fotográfico de Instagram y demás redes sociales con motivo del Pancake Day británico. Vaya, que se me hizo la boca agua, en una palabra.

Y domingo tras domingo lo tuve que posponer porque o me levantaba hecha polvo, o Mateo tenia el día especialmente revoltoso y no había manera.

Ayer me dije: de hoy no pasa! Quizás por la sobredosis de espíritu británico de la noche anterior viendo Love Actually por enésima vez...

Y aquí están!


Elegí una receta supuestamente escocesa, y me puse a ello:

50 g de azúcar glass
100 g de harina
un huevo
leche hasta que amalgame (aproximadamente medio vaso)

Ro del blog ¡prooofeee! me sugirió que le faltaba levadura a la receta, pero yo me dispuse a hacerla tal cual a ver qué pasaba. Y sí, puede ser que le faltara porque esponjosas esponjosas no estaban...pero estaban muuuuuuy buenas de sabor!


Salieron 6 con esa masa, de distintos tamaños porque la inexperiencia no ayuda. Pero puedo decir que el padre de la criatura y yo disfrutamos el desayuno de verdad, a pesar del chollo que dio después fregar más de la cuenta.

Les pusimos sirope de chocolate y mmmmm, rico rico!


Las próximas seguro que salen mejor, pero para ser las primeras, no me puedo quejar!

Pero sigo pensando que una escapadita para probarlas in situ estaba bien...verdad?


lunes, 6 de junio de 2016

"Allí donde solíamos gritar"

Nos compramos el CD por siete euros en una visita a Carrefour hace poco, y las cuatro primeras canciones me tienen encantada, y dan vueltas en el reproductor del coche con frecuencia. 


Esta sobre todo, que es la que no conocía.

"Allí donde solíamos gritar" de Love of Lesbian, que sin saber por qué me recuerda años de instituto. Y eso de tener un sitio al que vas a "gritar", ese sitio en el que te sientes bien ...y compartirlo con alguien... que es algo muy de adolescencia, no?

Vosotros, teneis un sitio al que vais a gritar? 

Feliz lunes!

jueves, 2 de junio de 2016

Mayo y sus farricoques.

Sabéis lo que es esto?


El interior de un farricoque. O de un croque, o un cloque...tiene mil nombres! 

Son las flores de mi infancia y de mis mayos. 

Yo conocía la versión silvestre de esta maravilla, ramitas llenas de campanillas rosas... habitando las cunetas... algo así...


Pero la variante con las pintitas blancas en el interior no la había visto nunca. 

Hasta esta semana...

En Santiago, donde me paso los días.

En los alrededores de la Catedral, los jardines tienen estas cosas preciosas plantadas, y florecieron todas al mismo tiempo! Pero en una versión más elegante y urbanita, más sofisticada, más delicada y hermosa...


...y me faltó tiempo para sacar la cámara e inmortalizarlos.

Porque un mayo sin farricoques, no es mayo...

lunes, 23 de mayo de 2016

Lo tengo todo de María Gripe?

Hombre, pues no todo todo pero sí un montón de títulos.

De pequeña me encantaban sus libros y a mi hermana también. No había Reyes o cumpleaños que no trajeran un Maria Gripe bajo el brazo, con sus historias misteriosas y truculentas.

Mi hermana fue primero, ella fue la que trajo a casa Agnes Cecilia, del que apenas me acuerdo, y El abrigo verde. Luego yo me agencié La sombra sobre el banco de piedra y las secuelas que le siguieron, que recuerdo devorar literalmente.

Pero con el tiempo esos libros acabaron en casa de mis padres, en el trastero, y los perdí de vista. Más bien, me olvidé de ellos. 

Y hace poco, revolviendo en las infancias, los encontré, TODOS... una montaña de libros, de Barco de Vapor casi todos, y todos de ella!



El mejor, sin duda, Los Escarabajos vuelan al atardecer, que era pelín inquietante pero estupendo, y que tengo completamente arruinado de leerlo y de prestarlo. Porque yo era mucho de releer algo si me había gustado, y este fue uno de esos con los que recaí.



La última vez, hace menos de un año, por simple curiosidad, y he de reconocer que no me gustó mucho. De hecho no lo terminé. Culpa mía por querer volver a ver el mundo con los ojos de la niña que ya no soy... pero con 10 y 11 años me pareció estupendo!

Hasta yo había olvidado haber sido tan fan!